Los baches que la lluvia nos dejó

FOTO: MERCED ADAME

En esas épocas encharcadas, de chipi-chipi y tormentones y chubascos y chaparrones y trombas y diluvios, de días grises y caras empapadas, de calles fangosas y puercas, de banquetas anegadas y coladeras tapadas, de avenidas que parecen literalmente arroyos, y no vehiculares… en esa temporada en la que el agua retoma sus antiguos dominios –cuando Tláloc era el mero-mero–, salen a relucir aquellos viejos conocidos: los baches, esas fallas asfálticas que a más de mil han hecho reconvenir el camino, volantear de improviso, mostrar su destreza de piloto de la Fórmula 1 y, si se es menos afortunado, más bien apretar los dientes, cerrar los ojos, fruncir el ceño y aguantar el golpe seco de las llantas contra el suelo inclemente, o de plano –si ese día la nube de la mala suerte, y de la lluvia, te persiguen– ver que tu automóvil no avanza más porque se ha quedado atorado en un tremendo agujero del que sólo una buena grúa y un mar –perdonen la metáfora acuática, pero es necesaria– de paciencia lo podrán sacar, y entonces no queda más que esperar como princesa de cuento de hadas a que vayan en tu salvación y tengas, por fin, un final feliz y punto y aparte, como lo ponemos en este momento a este párrafo de suyo infeliz.
                                           

FOTO: CARLOS MERCADO RIVERA

FOTO: EDMUNDO PONCE

Y mañana será otro día.

Es lo único que te queda pensar ante desdichada jornada. Pero uno que es criticón y siempre quiere nadar a contracorriente (aunque no por las mugrosas aguas urbanas), cavila y se cuestiona por qué año con año pasa lo mismo, por qué cada temporada lluviosa los pequeños y los grandes y los gigantes hoyos surgen del pavimento como si fueran flores al comenzar la primavera. Es, pues, la temporada de baches, esa especie de fauna en esta selva de concreto que siempre llega con puntualidad inglesa.

Y uno piensa –malpensado como es– que por qué las autoridades capitalinas no han creado –o buscado siquiera– una solución a este mal que afecta no sólo a automovilistas, también a motociclistas, bicicleteros y peatones que no se salvan de caer en los infames hoyos negros del agua encharcada.

Porque lo único que han ideado las autoridades de la capital del país para “combatir” los baches es acusarlos (“ahí está, mire lo que me hizo”), o sea, denunciar al gobierno local por los daños causados por esas fallas en la infraestructura pública, las cuales –hay que decirlo– no existirían si el echado de la carpeta asfáltica estuviera mejor planeado y ejecutado. Lo que es decir que los baches no son minúsculos “desastres naturales” ocasionados por las lluvias, sino que se pueden evitar con buenas obras de pavimentación.

Pero, como casi siempre, se atacan las consecuencias, no las causas, y por eso uno puede denunciar al gobierno porque un bache se le metió en el camino, eso sí, con fotos, evidencias del daño causado y declaración ante el H. Ministerio Público, y esperar unos seis meses a que respondan si procede tu denuncia y te pagan los daños o te quedas igual que al comienzo (para este tiempo ya tuviste que arreglar el auto por tu cuenta o ir al médico para ver lo de tu cuello torcido por el bachazo). Por su parte, el GDF promueve una aplicación prácticamente inútil llamada 072Móvil (en Android) para reportar baches, entre otras cosas, y la cual opera ineficazmente (no se puede uno registrar, se cierra inesperadamente) y además pide enviar una foto y tu posición según el GPS de tu teléfono para reportar el bache, algo casi imposible cuando caes en un bache, pues lo último que quieres es regresarte y tomarle foto (menos si está lloviendo), o no te puedes ni siquiera detener porque es una vía rápida o un puente o ya vas al trabajo…

Entonces, ¿cuándo un plan para evitar los baches en una urbe digna de llevar el título de “Ciudad Capital”, como quiere el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera?

FOTO: MERCED ADAME
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s