Guillermo Haro: el sacerdote del telescopio

GUILLERMO HARO, CA. 1967. CORTESÍA DE ELENA PONIATOWSKA

GUILLERMO HARO, CA. 1967. CORTESÍA DE ELENA PONIATOWSKA

Nombrado por Alfonso Reyes “sacerdote del telescopio”, Guillermo Haro Barraza nació el 21 de marzo de 1913 en la ciudad de México. Reconocido como el fundador de la astronomía moderna en nuestro país, llevó a cabo una extensa labor para lograr que la ciencia mexicana fuera considerada de primer mundo.

Aunque deseaba dedicarse a los estudios filosóficos, cuando tenía veintiocho años encontró su verdadera vocación gracias a que en 1941 conoció a Luis Enrique Erro, quien lo invitó a trabajar como ayudante en la instalación del observatorio astrofísico de Tonantzintla –en la sierra de Puebla–, que se inauguró el 17 de febrero de 1942 con la presencia del presidente Manuel Ávila Camacho.

Después de dos años en el observatorio de la Universidad de Harvard, su esmero en el estudio y su contacto con destacados científicos estadounidenses, Haro se convirtió en un elemento fundamental del nuevo recinto astronómico mexicano y se hizo cargo de la cámara Schmidt –que permite abarcar un amplio campo visual– adquirida por el gobierno especialmente para Tonantzintla.

Durante varias décadas México sólo contó con el Observatorio Astronómico Nacional de Tacubaya –perteneciente a la UNAM–, para entonces dirigido por Joaquín Gallo. A la salida de éste, en 1949 el rector Salvador Zubirán nombró en su lugar a Guillermo Haro, quien alternó su trabajo científico entre la capital y Puebla, hasta que en 1951 se convirtió en director del observatorio de Tonantzintla, en sustitución de Erro.

Haro fue un descubridor de astros. En 1949, a la par que el estadounidense George Herbig, halló lo que después se llamarían objetos Herbig-Haro, relacionados con la formación de estrellas. Además de encontrar novas, supernovas y cometas, en 1956 reveló la existencia de galaxias de color muy azul que también fueron bautizadas con su nombre. En 1959 se dio a la tarea de identificar estrellas “enanas blancas” (similares al sol pero en decadencia) y las T-Tauri (objetos jóvenes parecidos al sol). Gracias a sus reconocidos estudios y destacada trayectoria, en 1986 recibió el premio Lomonosov de la URSS, un tipo de Nobel de astronomía.

Con el objetivo de alcanzar la trascendencia que logró la astronomía indígena, Haro impulsó la ciencia en México no sólo con el intercambio de ideas y la creación de instituciones científicas (como el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica), sino también a través del apoyo a jóvenes para especializarse y adquirir en el extranjero la experiencia y los conocimientos que aquí faltaban. Considerado por sí mismo como “un astrónomo de muy buena estrella”, Haro estaba seguro de que la ciencia y la educación eran fundamentales para acabar con el atraso y la pobreza en México.

Después de una existencia dividida entre el cielo y la tierra, Haro murió el 26 de abril de 1988, pero su legado perdura a través del tiempo. Además de astros, Guillermo Haro cuenta con dos calles que llevan su nombre. En la ciudad de México, por el rumbo de Santa Fe, se halla una vía que le hace homenaje, pero es en Mazatlán donde se encuentra con su medio natural, en una colonia plena de grandes pensadores y científicos como Copérnico, Humboldt, Pitágoras, Kepler, Einstein, Heráclito y Galileo.


Una primera versión de este texto se publicó en el número 35 de Relatos e historias en México.

El camino hacia la santidad de Juan de Palafox y Mendoza

ANÓNIMO, JUAN DE PALAFOX Y MENDOZA, SIGLO XVII. MUSEO NACIONAL DEL VIRREINATO, CONACULTA-INAH

ANÓNIMO, JUAN DE PALAFOX Y MENDOZA, SIGLO XVII. MUSEO NACIONAL DEL VIRREINATO, CONACULTA-INAH

No todos los procesos de beatificación se realizan de manera expedita. El caso de Juan de Palafox y Mendoza, arzobispo de México y virrey de Nueva España en el siglo XVII, es una muestra de lo prolongado (más de tres siglos) que puede ser el trámite para que alguien sea declarado beato por el Vaticano y, por lo tanto, los fieles católicos estén autorizados para rendirle culto.

  • 1659. 1 de octubre. Muere Juan de Palafox y Mendoza en El Burgo de Osma, provincia de Soria, España.
  • 1666. Comienza el proceso de beatificación por iniciativa de la diócesis de Osma.
  • 1694. Se reúnen un total de 185 cartas postulatorias que atestiguan la fama de santidad y los milagros de Palafox.
  • 1698. El general de la Compañía de Jesús, Tirso de González, consigue impedir la introducción de la causa.
  • 1700-1701. Fallecen los impulsores del proceso, el papa Inocencio XII y Jaime de Palafox y Cardona, obispo de Sevilla, lo cual dilata el trámite.
  • 1726. Se introduce el expediente en la Congregación de Ritos, siendo papa Benedicto XIII.
  • 1777. 28 de enero. En una Congregación, Palafox obtiene 26 votos favorables y 15 en contra; sin embargo, el papa Pío VI difiere la promulgación del decreto sobre sus virtudes heroicas.
  • 1786. Pío VI concede la celebración de una nueva Congregación General que no logra reunirse debido a circunstancias políticas: Revolución francesa, exilio de los Papas y unificación italiana.
  • 1852. Pío IX intenta reanudar el proceso, pero de nuevo no se puede reunir la Congregación.
  • 1998. 20 de febrero. Se presenta nuevamente la positio en la Congregación para las Causas de los Santos; se juzga oportuno posponer su examen.
  • 2003. 6 de junio. El obispo de Osma-Soria, Francisco Pérez, entrega un documento donde acredita que la fama de santidad de Palafox nunca se ha interrumpido, a pesar de los obstáculos para su beatificación.
  • 2004. 27 de enero. Se aprueba la positio presentada desde 1998.
  • 2009. 17 de enero. Benedicto XVI declara venerable a Juan de Palafox y Mendoza y reconoce sus virtudes cristianas heroicas. Se procede al examen de los presuntos milagros que se requieren para su beatificación.
  • 2009. 26 de febrero. La consulta médica declara inexplicable la curación, ocurrida el 29 de noviembre de 1766, del párroco español Lucas Fernández de Pinedo, quien padecía tuberculosis (enfermedad incurable en aquella época) y se había preparado para morir; le llevaron una reliquia de Palafox y se encomendó a él, después se quedó dormido y sus malestares desaparecieron instantáneamente.
  • 27 de junio. El congreso de los consultores teólogos da su opinión favorable.
  • 8 de febrero. La congregación de cardenales y obispos se pronuncia unánimemente a favor del milagro.
  • 27 de marzo. El papa Benedicto XVI aprueba la promulgación del decreto sobre el milagro.
  • 3 de junio. Se da a conocer la fecha en la que será beatificado Juan de Palafox y Mendoza: 1 de mayo de 2011.
  • 2011. 14 de enero. El Vaticano anuncia la conveniencia de trasladar la ceremonia a otra fecha, debido a que para el 1 de mayo también se había autorizado la beatificación de Juan Pablo II.
  • 17 de enero. Se autoriza la beatificación de Juan de Palafox y Mendoza para el 5 de junio.
  • 5 de junio. Rito de beatificación del Venerable Palafox.

FUENTE: Jesús Alonso Romero, “Historia del proceso”, en www.beatopalafox.es

Publicado en el número 34 de Relatos e historias en México.

El Recreo de las Familias

Necesario es a los megicanos un periódico literario: fastidiados ya con los políticos, buscan ansiosos uno que los deleite e instruya, para poder emplear con aprovechamiento las horas que sus respectivos trabajos les dejan libres.

En la época presente un estremecimiento general se nota en toda la república: la curiosidad, el deseo vehemente de adquirir noticias de todo género, se extiende de día en día: no hay hombre, por infeliz que sea, que no tenga su pequeña biblioteca, y la lea, y la relea, y la devore con ansiedad.

El Recreo de las Familias, México, Librería de Galván, 1838

El Recreo de las Familias, 1838

El Recreo de las Familias, 1838